JUSTICIA  SOCIAL CON LIBERTAD

MOVIMIENTO

         POLÍTICO  

 

 C.  I.  D.

CENTRO IZQUIERDA DEMOCRÁTICA "

 

Se rige por un marco ideológico del socialismo democrático, el cual propugna la creación de una nueva estructura estatal y provincial, a base de libres decisiones populares, que permita la distribución equitativa del ingreso y de la propiedad, el aprovechamiento racional de los recursos nacionales y la ruptura de la dependencia externa.

 

Nos pertenecemos a un centro izquierda dentro del mapa político y nos ubicamos en el espectro nacional.

 

Acerca del Socialismo Democrático.- La fecundidad de la idea socialista produjo, a través del tiempo, diferentes tipos de socialismo y, entre ellos, uno llamado democrático porque cree en el poder fecundante de la libertad, en el establecimiento de gobiernos legitimados por la voluntad popular, en el sistema de economía mixta y en la independencia nacional, respecto de centros ideológicos o políticos externos.

 

 

 

Como todas las grandes ideologías, es una concepción integral del mundo en permanente movimiento, en un transcurrir interminable. Todos los órdenes de la realidad están inexorablemente sometidos a las leyes dialécticas. Nada es eterno, todo es perecible, todo es incompleto, todo es perfectible, todo es relativo. También las ideologías políticas, como parte de la sociedad de la cultura, son seres vivos en continua mutación.

 

 

 

El Socialismo Democrático afirma que la razón humana es la autoridad suprema para la búsqueda de la verdad. Reivindicada la confianza en el poderío de la ciencia, del saber y de la inteligencia humana para descubrir los secretos del hombre, de la naturaleza y de la sociedad.

 

 

 

En cuanto a su doctrina política, el socialismo democrático acoge, perfecciona y profundiza toda la estructura de libertades de la revolución burguesa de fines del siglo XVIII y también las preocupaciones por la equidad inherentes a las doctrinas sociales, y las completa dialécticamente con sus propias aportaciones ideológicas de carácter democrático, a fin de alcanzar una formula política moderna y dinámica lo suficientemente flexible para que se adecue a las distintas circunstancias de lugar y de tiempo.

 

 

 

El gran esfuerzo del socialismo democrático es conciliar la libertad política con la seguridad económica y, en las sociedades rezagadas, la libertad política con el cambio social. La libertad, en su dimensión civil, política y económica, tienen un efecto fecundante sobre la sociedad, ya que el poder creativo de la libertad conduce a la invención, al descubrimiento y al progreso científico y tecnológico. No hay socialismo sin libertad, ni libertad sin democracia, ni democracia sin socialismo. Los tres son conceptos que se implican mutuamente. Así, el socialismo democrático es la extensión de la democracia a todos los resquicios de la vida social.

 

 

 

La toma del poder, para el socialismo democrático debe hacerse por medio de la participación electoral de las masas y su método para la transformación social en los países de estructuras retardadas es, por tanto, el reformismo. El cambio de ejecutarse con los instrumentos del mundo político.

 

 

 

El socialismo tiene también un interés estratégico en la democracia, porque aspira a que el poder del Estado, manejado por una mayoría socialista implante sistema de organización social, y esto solo puede darse en democracia, bajo cuyo amparo las determinaciones de la mayoría tienen expresión y alcanzan influencia política.

 

 

 

Dado que la división de la sociedad en clases sociales obedece fundamentalmente a razones económicas, puesto que ellas se diferencian de acuerdo con el lugar que ocupan en el proceso de la producción y distribución de la riqueza, hay que eliminar o al menos atenuar con firmeza las disparidades materiales o los motivos de discriminación social para alcanzar el objetico socialista de una sociedad equitativa, justa socialmente, libre y liberadora del ser humano y de sus capacidades.

 

 

 

El socialismo democrático promueve una política económica basada en la planificación descentralizada, la regulación gubernamental del proceso económico para alentar o desalentar determinadas actividades productivas o para corregir desequilibrios sociales. La teoría económica del socialismo democrático sostiene que ni el sistema de libre empresa ni el de estatificación de los bienes de producción han demostrado ser eficientes; uno fallo por el flanco de la justicia social y el otro por el de la teoría y práctica de cambiar las técnicas de la planificación estatal con los mecanismos del mercado.

 

 

 

El socialismo democrático tiene la ventaja, sobre los otros modelos socialistas, de su magnífica versatilidad para adecuarse a las cambiantes condiciones productivas en el mundo moderno. Intenta ser un socialismo de la etapa post-industrial del siglo XXI, de la era electrónica, de la era cibernética, de la informática, de la biogenética, de la conquista del espacio, de la ecología, de la robótica y de la inteligencia artificial.

 

 

DR. PABLO VELEZ